16/9/11

háganse los suecos... Y NO MÁS INDIE (por favor)


     Porque hacer un poco de música no es ser músico, cantar unas cuantas canciones no es ser artista, ser un virtuoso con la guitarra no te asegura llegar al público.
     Y porque jamás nos hemos peinado para cantar mejor o salir en ninguna foto, y porque nunca nos hemos “vestido para salir”, ni hemos dejado de ir a trabajar para ensayar un poco más, que nunca viene mal, y porque las gafas de pasta quizás se llevaban la última vez que tuvimos dinero para cambiar de montura –y sí, a algunos se nos cansa la vista y tenemos que seguir usándolas-.
     Porque no sonamos mejor ni peor que, sino simplemente así. Porque preferimos tocar con la ropa de ir a trabajar que tener que ducharnos después de la prueba de sonido. Quizá, sólo quizá, porque el indie no es un estilo musical, sino más bien una simple actitud ante… ante yo qué sé, pero ante todo. Quizá, sólo quizá, porque simplemente preferimos que algunos de los que vienen a nuestras noches de concierto se sepan las canciones a que todos salgan diciendo que tocamos bien aunque no se hayan enterado de nada.
     Porque seguramente preferimos acabar de tocar y hablar con la gente de todo menos de nuestra música. Porque nunca hemos mentido en nuestras letras –al menos no mucho más que en nuestras vidas de a diario-. Porque nunca hemos tocado para ligar, sino más bien todo lo contrario. Y sobre todo…, sobre todo porque las camisas tienen que ser de cuadros y las camisetas de rayas de colores.
     NO MÁS INDIE, POR FAVOR.

La rubia de la derecha.

13/9/11

fumar después (tapas mediterráneas y copas de europa)

como dos animales
por instinto   tan normales
nos queríamos sin
recobrar   el aliento

entre beso y calada
bocado y chupada
yo no necesitaba
ni la piel ni los huesos

fue tan sólo un espejismo
necesitar cariño y dar amor   por vicio
siempre prefería tus abrazos
que fumar  después

ya pudiera arrastrarme
a los pies de tu cama
de no poder más y querer
o llegar con el hambre
de una semana
ni cena  ni hablar  ni café  para qué

fue tan sólo un espejismo
necesitar cariño y dar amor   de inicio
siempre prefería tus abrazos
que fumar  después   por vicio...


por  cada canción
que te regalaba
una semana más de cama

por cada razón
que nunca escuchabas
un día más de culpa
sin tu olor

j.a.g.c.