25/2/10

ÁNGULOS EN SOMBRA

El ángulo de luz era justo el contrario. El sentido de tu vida iba justo al contrario. Lo que piensas y lo que haces, justo lo contrario. Empezaste a escribir. Por sólo escribir, por sólo empezar como a caminar para ver a dónde, cómo, cuando…, o por qué. 19:56. En tu alma o lo que haya detrás de la sustancia viscosa y parduzca detrás de tus párpados –que eso es el alma- ya son las once. O las once y diez.

Que tú me quieras o yo te quiera eso no significa nada lo que importa pequeña y no lo digo por parecer es que eres pequeña lo que importa lo que quiero decir es que te hice sentir tan bien y me sentía tan bien y no queremos reconocer te digo que no nos atrevemos a decirlo ni siquiera sentirlo y así nos hablamos y está bien y quedamos y está bien vamos a vernos y a ver lo amigos que somos y luego no vamos la reunión las clases los cursos los cafés con otros por supuesto los cafés pero no nuestra cerveza eso no la cerveza la cena el cine los bailes las fiestas siempre rodeados de otros para luego acercarnos sin palabras y sin palabras luego aceptarnos y aceptándonos luego sentirlo de nuevo tú a tú manera y yo a la mía por supuesto que es distinto como siempre porque siempre lo es pero lo reconozcas tú o lo reconozca yo queramos o no ese miedo ese salto hacia detrás en el último momento a eso yo quiero llamarlo por el nombre el mismo nombre justo de eso que ni tú ni yo sentimos un abrazo un beso guapo preciosa otra vez como siempre será otra vez será.http://issuu.com/revistaohio/docs/ohio4
 http://www.scribd.com/doc/45217997/Ohio-4

17/2/10

LAS TARDES ALGUNAS TARDES

ahora ya no te echo de menos, y si existe esto que más o menos es parecido a la melancolía o al dolor o la tristeza sólo es a causa del vacío, el hueco que aún no supe cómo llenar, y un cierto cansancio que arrastro como jirones de tiempos muertos que se resisten a bajar las persianas y a dejarse caer en el sofá y a dejar pasar las tardes algunas tardes de vez en cuando

y a veces siento que sin embargo duele, cuando no sientes amor. siento que el más fugaz atisbo de deseo se confunde con esa enfermedad producida por simples reacciones químicas del organismo y por un momento, tan sólo en instantes como el ahora, mirarte a los ojos o sonreír buscando algo más que decir a pesar de no necesitarlo, quiero padecerlo una vez más, inútil síndrome de inercia y simulacro de bienestar, tan frágil y superficial...

J.A.G.C. 17/2/10