17/2/10

LAS TARDES ALGUNAS TARDES

ahora ya no te echo de menos, y si existe esto que más o menos es parecido a la melancolía o al dolor o la tristeza sólo es a causa del vacío, el hueco que aún no supe cómo llenar, y un cierto cansancio que arrastro como jirones de tiempos muertos que se resisten a bajar las persianas y a dejarse caer en el sofá y a dejar pasar las tardes algunas tardes de vez en cuando

y a veces siento que sin embargo duele, cuando no sientes amor. siento que el más fugaz atisbo de deseo se confunde con esa enfermedad producida por simples reacciones químicas del organismo y por un momento, tan sólo en instantes como el ahora, mirarte a los ojos o sonreír buscando algo más que decir a pesar de no necesitarlo, quiero padecerlo una vez más, inútil síndrome de inercia y simulacro de bienestar, tan frágil y superficial...

J.A.G.C. 17/2/10

No hay comentarios: