28/11/11

a veces no hace falta bailar



ultramarina

y dime cómo es
que rompiste tus tacones sin bailar
que dormiste en pleno invierno sin tapar

y ya entra el sol por la ventana
y las persianas
y las cortinas sin echar

te digo cómo fue
había tantos desconocidos en el bar
gente sin nombre y tan pocas ganas de hablar

desde la orilla de un gin tonic
oí disparos
vi tu mirada de ultramar

y dicen que pasó
que por un momento todo se paró
que no tuve miedo y algo me llevó

al otro lado de la sala
donde tú estabas
y no tuve que preguntar

ya me esperabas
y no tuve que preguntar

ya me esperabas
y tu mirada de ultramar

j.a.g.c.

No hay comentarios: