10/7/12

un poema

Permitidme que os diga: 
el camino de la luz es de
la Bestia a la Bella.
El invierno en las venas
helando las alcobas de la sangre.
Mira dentro de este dormitorio.
Pasa sin tocar nada. La exactitud íntima del desorden
es la vida.
La ropa tirada en el suelo en su disposición azarosa
es lo único que nos es propio
y nos define.
Tan pobres son nuestras noches.
Hechas a imagen y semejanza de nuestras pérdidas
No mires dentro de los dormidos.
Te desconsolarías por siempre.
No hallarás rastro
del siniestro magnetismo
de la piel en reposo. La piel en el olvido
de no saberse piel.
No hallarás rastro
de la dulzura del ojo cerrado,
de la clara que ella me dio a beber,
del álbum sin pecho de mis noches,
del susurro primitivo de “algo busco, señor”.
Instantáneamente mueren mis padres,
cae mi cabello, me cablean las risas
con las fieras que devoran los «siempre contigo».
Algunos días de invierno
amanecen hermosos.
Claro.

Sergio Algora
de Invierno-inédito- 
aparecido en Los chicos están bien (Olifante, 2007)

No hay comentarios: