4/8/09

verano goodman

Gone with what wind

Como Benny Goodman, así es el verano delante de un vaso de agua y el cigarrillo que apenas se deja fumar y la cara proyectando esa mueca de habrá que fumarlo porque si no. Porque te sientes como ese gato que pasea a lo largo de la calle bajo el sol con su andar pesado y lento como de tigre más bien, cansado, pensando para llegar hay que cruzar la calle una vez más, hay que ir al sitio donde suele haber sombra donde se puede dormir. Al fin y al cabo caminar es vivir y vivimos para intentar no caminar demasiado sin saber.

Ese sol aplastante en la cabeza mientras miras el vaso y el cenicero y la página en blanco y una y cuarto de la madrugada, y nada va a cambiar escribas lo que tengas que decir o no lo escribas o no tengas nada que decir o lo digas y al final para qué vas a escribir si ya. Si hoy no caminaste y tienes esa sensación de disco viejo muy viejo de conocer hasta los chasquidos que suenan antes de que empiece la canción y sobre todo. Sobre todo los chasquidos que cuentas desde que la canción termina hasta que la aguja se para, ese intervalo lleno de remordimiento ese intervalo que resume todo lo que hiciste hoy, quizá mañana qué más da, Benny Goodman tan sencillo y convincente como siempre.

No hay comentarios: